Decreto de autoliberación Ho’oponopono

Puedes aprovechar esta cuarentena de recogimiento para reflexionar sobre quién eres, cómo, dónde y con quién quieres vivir.

Tiempo para sentir, evaluar y redirigir tus pasos en lo personal, familiar, laboral, social, trascendente.

El decreto de liberación y autosanación que a continuación comparto contigo en texto y audio, puede ayudarte a centrar este nuevo ciclo de renovación que ya se está gestando, individual y colectivamente.

 

“Me amo y me acepto total y completamente.
Me perdono ahora y me libero de todas las exigencias externas,
de las imposiciones familiares,
de las expectativas de los demás,
de los juicios de valor.
Me conecto a un profundo nivel con mi esencia y me sano en conexión con mi propia divinidad ahora.
Me reconozco como el ser divino y perfecto que Yo Soy
y me desprendo de todo aquello que no soy, no siento y no me hace vibrar.
Como una ropa vieja que ya no me sirve, me vacío de todas las exigencias propias y ajenas.
Me desprendo de los oscuros aspectos de mi personalidad,
de la manipulación,  dominación o víctima.
Me desprendo de los debería… tendría que…
Y los reemplazo por siento que… quiero… deseo…
Me amo y me aceptó Ahora, total y completamente.
Me acepto tal cual yo soy.
Me amo sin condición.
Divina Presencia:
Toma el mando y completo control de todos mis cuerpos, de mi mente y espíritu, de mis emociones pensamientos y acciones.
Lléname hasta que sólo existas Tú.
Condúceme con gracia, facilidad y belleza, prosperidad y alegría, a la más perfecta y genuina expresión de mí misma, en perfecto cumplimiento de mi plan divino en la Tierra.
Y así es. Así se cumple. Hecho está por toda la eternidad.”
De la formación Ho’oponopono y Espíritu de Aloha, impartida por María Carmen Martínez Tomás.