El Poder de la Perseverancia

El otro día fui a comprar una agenda para el nuevo año, porque sí, lo confieso 😉 me siguen encantando las agendas de papel, y terminé llevándome una que decía “recuerda que lo imposible sólo tarda un poco más”.

Mi mensaje y píldora infalible para este mes de Noviembre es: Persevera.

La intensidad energética va subiendo y se percibe en el ambiente, tanto a nivel personal como social.

Estamos inmersas en un tiempo en que todo sale a la luz, para “bien” y para “mal” desde nuestro limitado entendimiento humano. Donde sentimos la imperiosa necesidad de abrirnos a la verdad y vivirla con coherencia. Y si no lo hacemos nos sentimos mal. Siempre fue así, pero ahora se percibe mucho más intenso y lo notamos casi de forma inmediata en los niveles de ansiedad, en el estado de ánimo, en las trabas de nuestra vida cotidiana e incluso en nuestra salud física.

Es tiempo de sincerarte contigo misma, ser honesta, decidir qué es lo realmente importante para ti, priorizar(te) y perseverar. Insisto: per-se-ve-rar.

Me ésta llegando mucha gente a consulta que no entiende por qué tiene recaídas. “Estaba tan bien”, “si parecía que ya había remontado”, “otra vez estoy igual”, “he probado de todo y nada me ha servido”… ¿Te suena? ¿Conoces a alguien?

Ya vale de echar balones fuera. No me cansaré de repetirlo: la salud y el bienestar no es un lugar donde se llega porque te llevan de la mano y ya está. ¡No! Cada una es autoresponsable de sostener ese estado de alta vibración cada uno de los días de su vida.

¿Cúal es tu actitud cada mañana, cuando te levantas? ¿y cuando te acuestas por la noche?

¿Qué pensamientos rumias la mayor parte del día?

¿Cuál es tu diálogo interior?

¿Qué tipo de proyecciones mentales alimentas?

Ante la botella con agua sobre la mesa, ¿cuál es tu interpretación? ¿Está medio llena o medio vacía?

Algunas respuestas te harán sentir más agradecida, confiada, motivada, segura, fuerte, serena… en una palabra, más feliz. Y otras, todo lo contrario. Tú decides: ¿dónde pones el foco? ¿dónde pones tu energía? ¿qué alimentas y creas dentro de ti?

La realidad siempre es subjetiva, puesto que la vemos bajo los filtros y programas condicionados por nuestra experiencia personal de vida, la herencia familiar y ancestral, la educación recibida, el lugar y momento histórico en el que nacimos y vivimos actualmente…

Nadie mejor que tú puede observar esos patrones automáticos, reconocer esos programas limitantes, discernir si te ayudan a ser feliz o, por el contrario, te generan malestar, insatisfacción constante y enfermedad emocional, mental 0/y física.

¡Bienvenidos los síntomas! Sí, porque son tan incómodos que nos obligan a parar y revisar nuestros patrones de pensamiento, nuestras palabras, nuestras actitudes y acciones concretas. Nos invitan a tomar responsabilidad sobre nosotras mismas.

¿Tiendes a meterte en una rueda de hamster de hacer, hacer y hacer para no sentir(te) y luego terminas con una ansiedad, una falta de claridad y un cansancio que no puedes con tu cuerpo? ¿Tiendes a evitar sentir(te) saliendo, comprando, bebiendo, fumando, comiendo compulsivamente y luego te sientes vacía, y avergonzada? ¿Te recluyes en tu zona de confort y evitas interactuar y compartir(te) con las personas y el mundo que te rodea y luego te sientas sola y miserable? ¿Picotéas de todas las terapias, técnicas, talleres y retiros habidos y por haber y sigues insatisfecha?

Y aquí es donde voy a insistir: con saberlo no es suficiente. Si quieres sentirte mejor contigo y con tu vida asume toda la responsabilidad que te corresponde. Pide ayuda si es necesario, pero sobre todo cambia ya la manera de pensar(te), de hablar(te), de tratar(te), aprende e implanta hábitos cotidianos saludables cada día, ¡sí!, cada día de tu vida.

Llevo tres años compartiendo mensualmente ideas, herramientas y recursos “Pildoritas para Sentirte Bien”, para ayudarte a ser dueña de tu propio bienestar. ¿Las llevas a la práctica? ¿un día, dos, una semana? Persevera en tu práctica. Cuando estás bien y, especialmente, cuando te sientas peor. Persevera. Si quieres, claro.

Nadie puede hacer el trabajo y el camino de tu vida por ti. Las médicos, terapeutas, psicólogas, maestras, coach… podrán ayudarte, enseñarte, acompañarte, inspirarte… pero es tu responsabilidad, es tu decisión y es tu acción. Y hoy, ahora, ya mismo, siempre es el mejor día para empezar y para continuar.

Si te queda grande, apela a tu divinidad, a ese Ser de luz y amor que eres, perfecto, inocente, precioso, habitando un cuerpo humano que tiene el potencial para vivir sano y feliz.

Puedes repasar las entradas de mi blog, elegir aquellas propuestas o recursos que resuenen más contigo y practicarlas de forma regular, hasta que las hayas incorporado y ya sean hábitos para ti.

Hoy te comparto una cita y una canción como fuente de inspiración

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.” Mahatma Gandhi

Canción: “Mi primer día”. Los Aslándticos

Antes de terminar quiero avistarte de que el próximo curso de primer nivel de Reiki finalmente tendrá lugar en Enero, después de Reyes.

¡Feliz y consciente mes!

Si crees que esto le puede servir a alguien, compártelo. Gracias, mila esker.