Zorionak eta Urte Berri On! ¡Gracias 2017 y Bienvenido 2018!

Gracias por haber sido parte de mi vida durante este año que ya termina. Y no lo digo como fórmula de cortesía. Realmente me siento profundamente agradecida a todas las personas que habéis confiado en mi trabajo de acompañamiento en vuestros momentos de mayor dolor, vulnerabilidad o dudas.

Con cada unx de vosotrxs, desde los más “txikis”, incluso recién nacidxs, peques, adolescentes, jóvenes, hombres y mujeres adultas, hasta lxs más ancianxs; con todxs vosotrxs, en sesiones individuales o en grupo, he aprendido algo más a cerca de la condición humana y nuestra capacidad de aprendizaje, transformación y sanación.

A vuestro lado he sido testigo y vivido momentos de paz y conexión sublimes con la Fuente de Vida, momentos únicos de alegrías y penas compartidas, momentos de lucha interna, superación y fortalecimiento, de ternura y risas, de reconocimiento y agradecimiento…

Ante cada proceso personal o grupal, mi pregunta a la Vida siempre ha sido, y sigue siendo: “Con lo que yo soy y se en este momento, ¿qué es lo mejor que puedo aportar a esta situación? ¿Cómo puedo ayudar de la mejor manera a esta persona, a este grupo, a este sistema?”. Y a través de vuestras respuestas corporales, de vuestras miradas y silencios, de vuestras palabras sinceras conectadas con el corazón, las respuestas llegan. Y es desde ese lugar de escucha y entrega a la Vida, con confianza y valentía, desde donde os acompaño y soy testigo de procesos preciosos de florecimiento individual y colectivo.

Sí. Soy muy afortunada. Cada unx de vosotrxs sois una fuente de inspiración para mi propio proceso de re-conocimiento y desarrollo personal.

2017 ha sido un año socialmente convulso. Tampoco en lo personal ha sido un año fácil para mi. Intenso, de mucho trabajo interior y escucha profunda; de soltar “dados por hecho” y algunas “falsas verdades-pilares personales” ya insostenibles, repleto de nuevos aprendizajes y de transformaciones;  de momentos incómodos vividos con mucha conciencia y humildad, de necesidad de cuidarme y también de ser cuidada. Y entre tanto, la pregunta guía que me ha acompañado: “¿Qué está en mi mano, que pueda hacer o dejar de hacer, para sentirme un poquito mejor?”. Esa misma pregunta que tantas veces me habrás escuchado.

Gracias, como no, a lxs colegas profesionales, maestras y profesoras, a lxs compañerxs de aprendizaje, a mis amigas y amigos, a mi familia, a esa gente bonita que me quiere y me acompaña en el día a día. No hace falta que os nombre en este foro público, porque cada unx sabe perfectamente quien es 😉 Eskerrik asko, bihotz bihotzez, danori.

Y ya para terminar, informaros de un par de cositas:

La última semana del año me terminarán de arreglar la consulta mientras impartiré un Curso de Primer nivel de Reiki. Ya véis, una pequeña anécdota que a través del espacio físico, me muestra que hasta el último momento he de estar atenta: soltando(me), limpiando(me), reparando(me), sanando(me) y potenciando la luz que soy/somos.

Si alguien está interesado en participar en esta formación, se acaba de librar una plaza. Puedes avisarme por mensaje al teléfono o whatsapp al número 645006805.

Luego, me tomaré unos días de descanso y apertura al nuevo año 2018 en la Naturaleza, recargando pilas, rodeada de familia y amigos, y ¡nos vemos a la vuelta con el Programa “del ser al Ser”, más cursos de Reiki y otras propuestas!

Beraz, Urte Berri On!

Como dice mi profesora de Esencias Triunidad Carmen Romanelli, “Ongi Etorri Año Estramore”, fuerza y lucidez para que vivas y crees tus sueños.