Pildorita para Sentirse Bien

Cómo traer luz allí donde hay oscuridad en nosotras/os

¿A veces reniegas de lo que sientes? ¿Te cuesta aceptar todas tus emociones? ¿Hay veces en que te peleas contigo misma/o por querer cambiar algo de ti que no te gusta?

¿Has sentido alguna vez que no eres lo suficientemente buena/o, tenaz, inteligente, cariñosa/o, paciente, fuerte, divertida/o, alegre, paciente…?

La pildorita de esta semana te ayudará a sentirte bien, a reconocer, aceptar y transformar amorosamente esas partes oscuras que habitan en ti, apoyándote en tu ser más luminoso.

El pasado sábado, en el cuarto taller del programa “Loratzen-Floreciendo” http://irmamier.com/talleres-mensuales-de-trabajo-energetico/ ahondamos en los sentimientos de autonegación y carencia, que prácticamente todas las personas hemos sentido en algún momento de nuestra vida. Tomamos consciencia de los mecanismos automáticos que activan estas respuestas limitantes y dañinas en nosotras y sanamos gran parte de algunas heridas.

Hoy, con esta pildorita para sentirse bien te propongo un breve pero potente ejercicio energético: traer luz allí donde hay oscuridad en nosotras/s. Hazlo con presencia y alegría, como un juego 😉

Siéntate con la espalda erguida y las plantas de los pies bien apoyadas sobre el suelo.

Respira tres veces profundamente, siente como tu boca se llena de saliva fluida y agradable como el agua, y sintiendo la conexión entre la Tierra, que te sostiene, y el Cielo, que se alza sobre ti, abre tus manos relajadamente en forma de cuenco ante ti.

Ahora, en una de tus manos (la que tú quieras) siente, visualiza, imagina que sostienes toda tu parte más luminosa, esas cualidades que te hacen feliz y hacen felices a los demás. Date unos segundos para sentir cómo es simbólicamente esa parte de ti: qué forma tiene, volumen, peso, espacio que ocupa, color, temperatura, tacto… y disfruta la sensación. Pregunta a “tu luz” si tiene algún mensaje para ti y escucha la respuesta que llegará en forma de sensación, palabra, imagen, recuerdo…

A continuación en la otra mano siente, visualiza e imagina que sostienes tu parte más sombría, esas cualidades de las que te avergüenzas y evitas mostrarlas o compartir con los demás. Observa con atención y siente, como has hecho antes, cómo es tu parte oscura. Permítete sostenerla y escucharla porque también tiene un mensaje para ti. ¿Cómo se siente? ¿Qué necesita?

Por último, deja que ambas manos se acerquen poco a poco y que la mano que contiene tu parte de luz ilumine a la que contiene tu lado oscuro. Deja que ambas se fundan y siente, visualiza, intuye, esa nueva forma que se gesta entre tus dos manos. Siete en ti el amor, el reconocimiento y el respeto que te mereces. Respira profundamente esta nueva sensación y antes de abrir tus ojos y estirarte, guarda ese tesoro en tu corazón.

Recuerda que la oscuridad no es más que ausencia de luz.

¡Feliz práctica!

Si deseas aprender y experienciar este tipo de trabajos de autosanación para el desarrollo personal, en un ambiente distendido y seguro, el próximo taller mensual del Programa Loratzen-Floreciendo será el 18 de Febrero.

¡Puedes reservar ya tu plaza!

infoirmamier@gmail.com

Tel o WhatsApp 645.005.805